¿ES BUENO O MALO?

Cuando era jovencita me enseñaron que a las personas de cierta edad, (no se determinaba cual era esa ésa edad) se le hablará de Vd. Se le dejará pasar al llegar a una entrada y por supuesto se le cediera el asiento en los transportes públicos.

Hace unos años, mi marido muy serio me dijo:

—Cuando nos van a decir de Vd.

Y empecé a observar, soy yo la que me dirijo a los especialistas médicos, personas mayores que yo, incluso profesores más jóvenes de Vd. y por el contrario la mayoría de las personas me hablan de tú. Sin embargo no me gusta que ciertas personas lo hagan y menos digo la consabida frase tan de moda “… tutéame, no soy tan mayor”

Cuando voy en un bus y veo sentado gente joven que no me cede el asiento pienso “Ves, no se nota la edad que tienes” y me alegra.

Actualmente hago deporte con un grupo que todas podían ser mis hijas. Esto me estimula pues cuando hay que hacer ejercicios que pueden ser fuertes, me digo para mis adentros “que no digan… que las sesenteañeras” y lo hago. Es un chute de endorfinas.

Esa es mi duda su es bueno que la gente no hago distinciones porque peines canas, se generalice el tuteo y ciertas normas establecidas de convivencias se aparquen. Lo malo es que ya, no se tutear a una persona mayor que yo, me corroe cuando veo algunos comportamientos incívicos.

 

 

 

 

 

 

 

Invierno

Si hiela por San Blas (3 de febrero), 30 días más

 

 

“La persona que concuerda con todo lo que tu dices, o no está poniendo atención, o se propone venderte algo.” (Bud Holiday) 

En enero y febrero un rato al sol y otro al humero.

“Sólo cuando se está en posesión de la verdad se da uno cuenta de lo deliciosa y preferible que era la mentira” (Jardiel Poncela) 

En enero, por las mañanas al sol y por las tardes al brasero.

“El éxito tiene muchos padres, pero el fracaso es huérfano”(John F. Kennedy

Reflexiones y fotos

“Cuando soy buena, soy muy buena, pero cuando soy mala, soy mejor (Mae West) 

 

“El drama de la vejez no consiste en ser viejo, sino en   sido joven” (Oscar Wilde.) 

“La persona que concuerda con todo lo que tu dices, o no está poniendo atención, o se propone venderte algo.” (Bud Holiday) 

 

“La tapia del cementerio es una insensatez. Los que están dentro no pueden salir y los que están fuera no quieren entrar.”(Arthur Brisbane) 

 

“La tapia del cementerio es una insensatez. Los que están dentro no pueden salir y los que están fuera no quieren entrar.”(Arthur Brisbane) 

 

 

 

 

 

 

Los tres enfoques

 

<Siempre existen tres enfoques en cada historia:

Mi verdad

tu verdad y

la verdad>

 

R. Zaifrani

 

 

 

 

Escucho en mi aparato de radio:

Niña muy grave en un hospital. La llevó el compañero sentimental de su madre. Tiene desgarros vaginales y anales por abusos sexuales. Quemaduras y golpes. Esta muy grave

 

Y… una vez más, hago mi juicio de valores y empiezo mentalmente a decir mil cosas contra ese desconocido. ¡Lo lapido….!

“¡Si me lo dejaran a mí! Y mil pensamientos bárbaros más”

 

Llega el periódico que habitualmente compró y en primera plana:

 

“La mira del asesino de una niña de tres años”

 

Se ve el rostro ojeroso pensativo con barba de días y la mirada perdida.

Este 28 de noviembre de los 2009 muchos lo hemos juzgado, preguntándonos como puede ser que haya personas así.

 

Horas después, todos esos que hemos linchado moralmente a este joven de solo 24 años tenemos, que bajar la cabeza y decir.

¡Nunca más lo haré!

<No juzgare hasta que no este probado>

Lo he hecho tantas veces, pero esta vez me duele más quizás porque aún tengo delante de mi el rostro de este joven.

¿Qué piensas? ¿Cómo podemos reponer lo que sucedió esa tarde que llevaste a esa niñita que tu querías y que al verla enferma te limitaste a llevarla a un hospital? ¿Qué culpa tienes tú de la negligencia de los facultativos? ¿Cómo te libraras de este mal sueño?

 

No lo se, joven del jersey azul y mirada triste. En lo que a mi respecta te pido perdón por lo pensado y quizás emitido en petite comité.

 

Espero haber aprendido la lección y que sea la última vez que juzgo sin saber.

Fotos del día

.tumbada en la azotea…

 

Un puerto es morada agradable para un alma fatigada de las luchas de la vida.

 

 

La amplitud del cielo, la arquitectura móvil de las nubes, el colorido cambiante del mar, el centelleo de los faros, son un prisma adecuado y sorprendente para distraer los ojos sin agotarlos jamás.
Las formas esbeltas de los navíos de aparejo complicado, a los que la marejada imprime oscilaciones armoniosas, sirven para conservar en el alma el gusto del ritmo y de la belleza.
Y además, sobre todo, hay una suerte de placer misterioso y aristocrático para el que ya no tiene curiosidad ni ambición, en admirar, tumbado en la azotea o apoyado de codos en el muelle, todos los movimientos de los que se van y de los que regresan, de los que poseen aún fuerza para querer, deseo de viajar o de enriquecerse. “

Una al día


“Una manzana cada día, de médico te ahorraría”

UN MARIDO JUBILADO… Nunca me jubilare

 

 

“…es como un colchón en medio de un pasillo.

                                   Siempre estorba”

 

Desconozco de quien es esta genial frase pero tiene un realismo  apabullante.

 

Para una ama de mi casa, que durante casi cuarenta años ha tenido unas horas su casa, sus entradas y salidas, su telefoto etc. libre, cuando de pronto tienes las 24 de las próximas 24 horas a tu marido junto a ti, es duro muy duro.

 

Primero crees que para que no se aburra porque es un cambio muy drástico en su vida, acompañarle, organizar cosas, buscarle aficiones. En mi caso creo que no hay deporte ni hobby que no le haya propuesto y en todos un ¡No me gusta, no se…! Hasta que un diga no propuse mas.

Debía de notárseme demasiado lo atada que estaba que fue el quien empezó a salir solo e incluso a hacer su vida.

 

Aún así añoro aquellos tiempos en que si quería, sin hacer nada en la casa, me ponía guapa y me iba a pasear a las 9, 10 etc. ahora nadie me impide que lo hago pero… siempre hay “es un poco pronto… ¿A dónde vas? … mi vida es transparente y siempre puedo decir donde y porque hago algo pero… ¡aquella libertad!

 

 

 

Perlas de Tagore

“No llores por haber perdido el sol porque las lágrimas te impedirán ver las estrellas”.

 

“La vida es un don, que sólo merecemos dándolo”. 

 

 “Cuando el camino me canse, no te pediré que me hables, sino que me des tu mano”. 

 

He venido a ti para que me toques con Tu mano antes de comenzar yo mi día. ¡Descansa un momento tus ojos en mis ojos; déjame que me lleve a mi trabajo la certeza de tu amistad, Amigo mío!”. 

 

Sé como el sándalo, que perfuma las hachas que lo cortan”. 

 

 La verdadera amistad es como la fosforescencia, resplandece mejor cuando todo se ha oscurecido.

Acéptame, Señor, cógeme este rato; y que se lleve el olvido los días huérfanos que pasé sin ti. Tiende este momentillo mío, descansadamente, en tu falda y tenlo bajo tu luz.” 

 

 

“¡Déjame ahora que me siente tranquilo a escuchar tus palabras en el corazón de mi silencio! ¡No apartes tu cara de los oscuros secretos de mi alma, sino enciéndelos hasta consumirlos en tu fuego!”. 

 

Ojalá que yo pueda hacer de mi vida semejante a una flauta de caña; sencilla, derecha y toda llena de música

Las palabras van al corazón cuando han salido del corazón

 

Empieza 2013

Featured

Heladas de enero, nieves de febrero, llovizna de marzo;

lluvias de abril; aires de mayo, sacan hermoso el año.

Feliz año nuevo. Solo espero que Dios guíe cada paso que des en la vida y que nunca te rindas cuando se trate de luchar por tus sueños. 

 

Da la bienvenida al año nuevo y a la nueva oportunidad para nosotros de hacer las cosas bien. -Oprah Winfrey

Propósito de año nuevo: Tolerar a los tontos más gustosamente, siempre que no les anime a robarme más tiempo. -James Agate

Propósito de Año Nuevo no dura el año entero

 

Coloca tu mano derecha sobre tu hombro izquierdo y tu mano izquierda sobre tu hombro derecho. Has recibido un abrazo a distancia.

¡Feliz Año 2013!

EL TRAJE GRIS

Featured

De niña jugaba, en las noches de invierno, a las cartas con mi familia, nunca con dinero, siempre con garbanzos. Mi madre sacaba una bolsita de rayas en tonos azules donde los guardaba. Siempre ganaba yo y eso me gustaba por lo mucho que se retorcía mi hermana en sus adentros por mi destreza en el juego.

Cuando me casé me fui a un pueblo cercano. Mi hermana se quedó a vivir con mis padres. Mi madre murió joven y mi padre siempre la añoró.

A Rodolfo, mi marido, le gustaba mucho el bingo y me aficioné. En un principio sólo íbamos los viernes y algún domingo por la tarde. Había  muchos en la zona. Teníamos suerte. Posteriormente empezamos a visitar los casinos.

Cuando Rodolfo me dejó, en el único lugar en donde no pensaba en mis problemas, era entre los cartones y las jóvenes bingueras .

Estaban a punto de embargarme el piso. Mis hijos ya no me creían. Les había jurado mil veces que no volvería a jugar. Llevaba un tiempo perdiendo mucho en máquinas tragaperras. La primitiva me daba nada menor, la lotería algún premio.

Intervino mi padre y mi hermana Hortensia. Mi situación económica estaba en las últimas, tenía embargado el sueldo y deudas por todos los lados. Se me hizo jurar que nunca más jugaría a cambio de sacarme de aquel atolladero en que me había metido yo solita.

Hortensia pagó la deuda con el banco para que no me quitaran la vivienda.

Mi padre vendió unas tierras para subsanar mis deudas.

A cambio, ante un Notario, se hizo un reconocimiento de deuda y una renuncia a la herencia de mi padre, puesto que en el cálculo que  estimó él ya me había dado de sobras la posible cantidad a percibir y, lo peor, un juramento por mi parte de que nunca más me acercaría a un bingo, a un casino, ni jugaría a las cartas ni a la lotería o similares. En caso de incumplimiento pagaría lo debido más intereses.

Había una psicóloga especializada en adictos al juego que me ayudó mucho. Nunca pensé que éramos tantos.

Las relaciones con Hortensia empeoraron. Continuamente me insinuaba que a no ser por nuestro padre y ella, estaría en la ruina total. Sentía una tremenda tensión el rato que permanecía en la casa paterna, me sentía juzgada constantemente.

De mi padre se apoderó el Alzheimer. Estaba casi todo el día en la cama sin hablar, inmóvil, con la mirada perdida. Me gustaba sentarme a su lado y contarle mis cosas. Lo que me sucedía,  la vida de mis hijos, que iba a ser bisabuelo. Al saber que no iba a contárselo a nadie le revelaba secretos que nunca sospeché lo haría, me aliviaba.

Dicen que las desgracias no vienen solas. Mi hijo mayor, tuvo un accidente de moto y estuve una semana con mi nuera en el Hospital de la Paz, de Madrid. Mi hermana llamó comunicando que mi padre había muerto. No salían trenes hasta por la mañana, llegaría a tiempo.

Una huelga. Horas que retrasaba el viaje. Estaba muy nerviosa, sabía de la importancia de  llegar a tiempo.  Llegué justo en el momento en que los  hombres de la funeraria, con mi hermana al lado, mi cuñado y parte de mi familia alrededor cerraban el ataúd,  tuve tiempo de ver que, Hortensia, en vez de ponerle el traje negro que siempre había pensado llevaría de mortaja, le puso uno usado y viejo, gris. < ¡Será rata!, seguro que el negro lo arregla para su marido > Dije que quería estar un rato a solas con él pero, los de la funeraria, dijeron que no era posible, llevaban más de una hora esperándome y el cementerio se cerraba en pocos minutos. No pude hacer nada.

Estaba rabiosa, me sentía impotente.  No sabía cómo solucionar aquel problema. Si decía la verdad mi hermana sacaría el documento y… si no, perdería aquel dinero que tanto necesitaba para tapar agujeros.

La exhumación de un cadáver sólo se efectúa cuando se alega algo importante, no se me ocurría nada, además estaría presente un notario y posiblemente mi cuñado, ¡menudo era!

¡Maldito sea el día que gané la primitiva y, por miedo a que mi hija que vive conmigo lo descubriera, la coloqué en el bolsillo de la chaqueta de padre, en la gris!